Conservación de la Biodiversidad

Conservación de la Biodiversidad

Conservación de la Biodiversidad


¿Por qué hay que cuidar la biodiversidad?


La biodiversidad, la enorme variedad de especies que habitan en el planeta, puede parecer un concepto lejano y poco importante para los ciudadanos. Sin embargo, afecta en nuestra vida cotidiana de muchas maneras. Por ello, la pérdida de biodiversidad, un problema que se está acelerando en las últimas décadas, nos perjudica a todos.

Este artículo señala por qué es importante cuidar la biodiversidad, cuáles son sus principales amenazas y qué es posible hacer para protegerla.

Necesitamos a la biodiversidad por sus inestimables servicios ecosistémicos proporcionando oxígeno, alimentos, agua limpia, suelo fértil, medicamentos, refugio, protección contra las tormentas e inundaciones, un clima estable y recreación.

Las especies individuales están siendo destruidas por la pérdida y degradación del hábitat, las especies invasoras, la propagación de la contaminación y las enfermedades, el cambio climático y la sobreexplotación de los recursos. La crisis de la biodiversidad sólo empeorará a medida que más gente consuma más recursos.

Los seres humanos, al ser parte de la naturaleza, necesitamos proteger y alentar la vida y el hábitat de la biodiversidad, no sólo para nuestra propia supervivencia y la supervivencia de nuestros descendientes, sino también para devolver lo que nosotros y generaciones anteriores le hemos quitado al planeta.

Los responsables de la Organización de Naciones Unidas (ONU) recuerdan que la biodiversidad es la base de la vida y de los servicios esenciales que brindan los ecosistemas. Por lo tanto, es el fundamento del desarrollo sostenible de la población en todos los sectores económicos, como la agricultura, la silvicultura, la pesca, la industria farmacéutica o el turismo, entre otros. "Al detener la pérdida de la diversidad biológica estamos invirtiendo en la gente, sus vidas y su bienestar", subrayan desde este organismo internacional.

"Estamos rodeados de biodiversidad en nuestro día a día"

La Unión Europea (UE) también valora la importancia de cuidar la biodiversidad para el bienestar de los ciudadanos y estima que su pérdida cuesta cada año a los Estados miembros el 3% de su Producto Interior Bruto (PIB). Para conocer si los europeos son conscientes de ello, la Comisión Europea (CE) publicaba en 2015 un Eurobarómetro sobre la biodiversidad.

La encuesta, con respuestas de 27.718 habitantes de la UE (un millar de ellos españoles), señalaba que ocho de cada diez europeos piensan que su pérdida es un problema "grave" y que más de cinco creen que les afectará. Los españoles se consideraban más preocupados que la media de ciudadanos comunitarios.

Su directora, Sonia Castañeda, asegura que "estamos rodeados de biodiversidad en nuestro día a día. Está en nuestra casa, en nuestra nevera, en nuestro botiquín, en la ropa, etc. Hablar de biodiversidad es hablar de genes, de especies, de ecosistemas. Por eso es necesaria para que haya vida en el planeta. Sin ecología no hay economía: el 40% de la economía mundial depende de tener unos ecosistemas sanos. Y también es bienestar social, ya que de ella depende que tengamos medicinas, alimentos, textiles, etc.".

¿Cuáles son sus principales amenazas?

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la tasa de desaparición de especies en el último siglo es mil veces superior a la natural, como consecuencia del cada vez mayor impacto de las actividades humanas.

La destrucción de los hábitats, la extracción insostenible de los recursos naturales, las especies invasoras, el calentamiento global o la contaminación son algunas de las principales amenazas contra la biodiversidad, según los expertos.

La conservación de la biodiversidad supone pensar en todas las especies, por insignificantes, repulsivas o dañinas que puedan parecer, ya que todas tienen una función en el equilibrio terrestre. Un insecticida que pretende acabar con las plagas puede matar también a otros organismos que las controlan de forma natural. Asimismo, hay especies claves dentro de los ecosistemas a los que pertenecen, cuya desaparición arrastra la de muchas otras.

Y no menos importante es la conservación de los espacios y ecosistemas naturales donde habitan todas las especies. Si desapareciera el río Amazonas, además de perder una de las zonas con más biodiversidad del planeta, el clima, los vientos, la humedad, la disponibilidad de oxígeno y otros muchos factores se verían seriamente afectados a escala mundial. La biodiversidad no es uniforme, y es en los trópicos donde se halla en mayor cantidad.

¿Qué podemos hacer?

Los expertos señalan varias acciones que los ciudadanos pueden hacer para cuidar la biodiversidad:

Concienciarse sobre su importancia y las consecuencias de su pérdida. El primer paso para hacer frente a un problema es conocerlo. La biodiversidad es mucho más que una enorme cantidad de especies; nos da la vida.

Consumir de forma sostenible con la naturaleza. Para ello resulta esencial seguir las tres erres del consumidor ecológico (reducir, reutilizar y reciclar).

Evitar actividades ilegales con especies y denunciarlas. El contrabando de especies pone en riesgo la supervivencia de muchos seres vivos, algunos de ellos en peligro de extinción. Consumir animales comercializados de forma ilegal daña la biodiversidad.

Visitar espacios naturales sin causar impactos. Disfrutar de la naturaleza es una buena idea, pero para que pueda seguir siendo así, y de paso para proteger a todos sus habitantes, es importante evitar prácticas que puedan causar daños ambientales.

Apoyar a organismos conservacionistas. El apoyo de ONG o instituciones que se dedican al cuidado de la naturaleza, ya sea haciéndose socios o contribuyendo como voluntario ambiental, también ayuda.


Acciones simples con las que podremos cuidar la biodiversidad


1- Reduzca el uso de pesticidas y fertilizantes

Los pesticidas y fertilizantes tienen malas repercusiones en las poblaciones de vida silvestre, además, al correr como desechos por las tuberías de agua tienen efectos adversos en las plantas y en los animales.

2- Reduzca, reutilice y recicle

Con énfasis en reducir, compre menos cosas no esenciales. El daño a diversos hábitats y la cantidad de energía necesaria será menor cuando se reutilizan o reciclan recursos para fabricar nuevas cosas, además de que se generarán menos residuos que van al vertedero.

3- Compre productos respetuosos con el medio ambiente

Utilice productos de limpieza personales y domésticos respetuosos con el medio ambiente, por ejemplo, vinagre destilado. Esto reduce la contaminación química de los hábitats tanto durante la fabricación como cuando esos productos químicos pasan por el desagüe.

Compre productos cruelty free para dejar de respaldar a las empresas que prueban sus productos comerciales en animales.

4- Compre comidas y bebidas locales y/u orgánicas

Esto ayuda a reducir los fertilizantes y pesticidas que entran en el medio ambiente, lo que a su vez reduce los impactos negativos en los insectos cercanos a su localidad que ayudan a la polinización y al control de plagas, al igual que a la biodiversidad adyacente de agua dulce.

Los mercados de agricultores y las cooperativas agrícolas apoyadas por la comunidad son una forma excelente y rentable de comprar comidas locales y orgánicas. Los alimentos producidos localmente no requieren tanto combustible para transportar y, como ventaja adicional, saben mejor ya que fueron elegidos hace uno o dos días.

Cuando vaya al supermercado, compre alimentos con la menor cantidad de empaque posible. No te olvides de llevar tus propias bolsas reutilizables. 

5- Compre comida marina cosechada de manera sostenible

Uno de los métodos de conservación de los alimentos es a través de la congelación

Esto evita la captura incidental de otras especies. Muchas embarcaciones de arrastre destruyen el hábitat del fondo marino destruyendo los bosques de manglares que son importantes como viveros para especies de peces silvestres.

6- Sea más conscientes de lo que consuma

Aproveche su poder adquisitivo para ayudar a proteger la biodiversidad mediante el consumo de productos que no perjudiquen el medio ambiente. Los ecolabels permiten a los consumidores determinar qué productos son verdes, seguros y ambientalmente sostenibles.

7- Reduzca su demanda de energía

Disminuirá así la liberación de dióxido de carbono a la atmósfera, reduciendo el cambio climático y la alteración de diversos hábitats ocasionada por la exploración y extracción de combustibles fósiles.

8- Disminuya el uso individual de su coche

Haga carpool (compartir coche), utilice el transporte público, monte bicicleta, camine. Son algunas de las opciones que debes proponerte realizar para disminuir tu emisión de dióxido de carbono a la atmósfera.

También puedes cambiar tu coche por uno eficiente en cuestiones de combustible como los carros eléctricos, híbridos o turbo diésel.

9- Compre o alquile una casa con energía renovable

Piense en el uso de paisajismo y materiales de construcción sostenibles. Si la casa contiene paneles solares mucho mejor.

10- Vote

Infórmese sobre las leyes que afectan la biodiversidad, póngase en contacto con sus representantes políticos locales, dígales cómo se siente y pregúnteles qué van a hacer para ayudar. Apoye a las personas y grupos que están actuando sobre la sustentabilidad ecológica a largo plazo.


Otras acciones para cuidar la biodiversidad a tener en cuenta

Entre otras acciones que podemos realizar para cuidar a la biodiversidad, resaltamos las siguientes:


El reciclaje ayuda a conservar recursos como el agua.

Ayudar a la fauna mediante la creación de casas de pájaros y murciélagos.

Para sus jardines utilice árboles y vegetación nativa de su localidad. Las plantas nativas están bien adaptadas a las condiciones locales y proporcionan un jardín de bajo mantenimiento, resistente a la sequía y pueden prevenir inundaciones locales.

Atraer “buenos” insectos plantando plantas de polen y néctar.

Mantener en su lugar los árboles muertos ya que éstos proporcionan cavidades de nido para muchas especies.

Utilizar productos y métodos naturales para el control de plagas como BT (Bacillus thuringiensis) para la infestación de orugas.

Utilizar pesticidas que tengan efectos residuales mínimos tales como piretrinas, jabones insecticidas y aerosoles de aceite latentes.

Monitoree y evalúe el impacto de sus mascotas en la biodiversidad. Algunos animales domésticos, especialmente los gatos, son depredadores de animales salvajes y pueden devastar la población local de especies nativas.

Hacer voluntariados en organizaciones que se centran en la conservación o restauración del hábitat.

Alentar y apoyar las iniciativas de los gobiernos locales que protegen el hábitat y disminuyen las amenazas a la biodiversidad.

Utilizar productos ecológicos en general.

Desechar los materiales peligrosos de forma segura. Los productos químicos que entran en el sistema de alcantarillado pueden contaminar el agua dulce y los ecosistemas oceánicos.




¿Sabías Qué?

Los seres humanos poseemos una curiosidad innata, y está comprobado que, si dejamos de estimularla, el aburrimiento adormecerá nuestra inteligencia.

Para saciar esa curiosidad, creamos contenidos de Educación Ambiental de la más alta calidad, y sólo pedimos que nos ayuden a difundirlos por favor:

Relacionado

recursos naturales 3082074868042786903

Publicar un comentario

Redes Sociales

item