Huella Ecológica




Huella Ecológica

Contenido

  • Introducción
  • ¿Que es la Huella Ecológica?
  • ¿Como se calcula la Huella Ecológica?
  • ¿Cual la aplicación y metodología de la Huella Ecológica?
  • Huella Ecológica de la población Mundial
  • Diferencia Huella Ecológica con la Huella Ambiental
  • ¿Qué se analiza en el cálculo de la huella ambiental?
  • Huella Ecológica en Venezuela
  • Situación Ambiental en Venezuela
  • ¿Como podemos reducir nuestra Huella Ecológica?
  • Conclusiones
  • Fuentes
  • Comentarios
  • Compartirlo


¿Que es la Huella Ecológica?

La Huella Ecológica es un indicador que mide el impacto que tenemos las personas sobre el ambiente con nuestro estilo de vida y actividades cotidianas.

Al consumir recursos, generar residuos y emitir dióxido de carbono con nuestras actividades diarias, estamos ejerciendo un impacto sobre el ambiente, ya que éste necesita espacio y tiempo para regenerarse y reponer los recursos que hemos consumido.

El objetivo fundamental de calcular las huellas ecológicas consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, compararlo con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad.

La economía de subsistencia pesa poco en términos de huella ecológica.

La ventaja de medir la huella ecológica para entender la apropiación humana está en aprovechar la habilidad para hacer comparaciones. Es posible comparar, por ejemplo, las emisiones producidas al transportar un bien en particular con la energía requerida para el producto sobre la misma escala (hectáreas).

¿Como se calcula la Huella Ecológica?

La HE se suele medir en hectáreas globales (hag) por año. Es una estimación de la superficie que se necesita para producir los recursos consumidos: la superficie de campos para cultivar los alimentos y la fibra para ropa, la de los pastos para el ganado, la del mar para sostener las capturas de pesca, la de bosque para producir la madera y pulpa, o la utilizada para construir encima ciudades, carreteras o cualquier infraestructura.

El cálculo de la huella ecológica es complejo, y en algunos casos imposible, lo que constituye su principal limitación como indicador; en cualquier caso, existen diversos métodos de estimación a partir del análisis de los recursos que una persona consume y de los residuos que produce. La cantidad de hectáreas utilizadas para urbanizar, generar infraestructuras y centros de trabajo.

Hectáreas necesarias para proporcionar el alimento vegetal necesario.

Superficie necesaria para pastos que alimenten al ganado o animales

Superficie marina necesaria para producir peces.

Hectáreas de bosque necesarias para asumir el CO2 que provoca nuestro consumo energético. En este sentido no sólo incidiría el grado de eficiencia energética alcanzado sino también las fuentes empleadas para su obtención: a mayor uso de energías renovables, menor huella ecológica.

Desde un punto de vista global, se ha estimado en 1,8 ha1 la biocapacidad del planeta por cada habitante, o lo que es lo mismo, si tuviéramos que repartir el terreno productivo de la tierra en partes iguales, a cada uno de los más de seis mil millones de habitantes en el planeta, les corresponderían 1,8 hectáreas para satisfacer todas sus necesidades durante un año. Con los datos de 2005, el consumo medio por habitante y año es de 2,7 hectáreas, por lo que, a nivel global, estamos consumiendo más recursos y generando más residuos de los que el planeta puedegenerar y admitir.


¿Cual la aplicación y metodología de la Huella Ecológica?

El análisis de la Huella ecológica ha sido aplicado a varios niveles, desde la escala global,2 hasta el nivel hogareño.3 En este estudio, el componente huella ecológica de Guernsey ha sido calculado y luego usado como una herramienta para explorar la toma de decisiones. Esto ha sido hecho considerando la huella ecológica de pasajeros de viaje, observando datos sobre series de tiempo y el desarrollo de escenarios.

La aproximación componente base, primero documentada por Simmons y Chambers (1998) y luego por Simmons et al., (2000) es un acercamiento diferente a la huella ecológica. En lugar de considerar el consumo de materias primas, este considera el efecto de transporte, energía, agua y desecho. Esta resultó una estructura más simplificada y educativa con mayor significado a nivel regional.

Esto es principalmente porque está construido en torno a actividades que las personas pueden razonar y en las cuales ellas participan (tal como la producción de desechos y consumo de electricidad). Simmons y Chambers (1998) calcularon la primera serie de algoritmos capaces de convertir “Uso de Recursos” a “Área de Tierra Equivalente”, titulado “Metodología Eco–pionero. En el modelo Componente Base, el valor de la huella ecológica para ciertas actividades son precalculadas usando datos de la región estudiada (Simmons et al.,2000).

Con el acercamiento Wackernagel’s, conocido como la Huella Ecológica Compuesta, seis principales tipos de tierra de espacio productivo son usados: tierra de energía fósil, tierra arable, pastura, forestal, tierra construible y espacio de mar. Elacercamiento Compuesto considera la demanda humana sobre cada uno de esos tipos de tierra, para una población dada, donde quiera que esta tierra pueda estar.


Huella Ecológica de la población Mundial

La carga global a la que sometemos al planeta está actualmente un 35% por encima de lo que la naturaleza nos puede dar, tan solo el 20% de la población del planeta consume el 85% de los recursos naturales. Los países de colores más morados que generalmente son los más desarrollados son los que sobrepasan con creces el consumo de recursos respecto a la generación de los mismos tales como EE.UU o países de la Comunidad Europea, mientras que los países de colores más claros, es decir, paises no industrializados tales como Ecuador o República Centro-africana del Congo, son los lugares donde la huella ecológica es poco notable.


Diferencia Huella Ecológica con la Huella Ambiental

La Huella ambiental [1] evalúa, calcula y en ocasiones pondera los principales impactos ambientales potenciales de un producto (HAP), organización (HAO) o servicio, con base en un Análisis de ciclo de vida (ACV) conforme con normas internacionales ISO. Las normas técnica internacionales de referencia para ACV son la UNE-EN ISO 14040 y la UNE-EN ISO 14044.

No se debe confundir la Huella ambiental con la Huella ecológica, que es un indicador de impacto ambiental que refleja la afección de la actividad humana sobre los recursos de la tierra y se mide en Hectáreas per cápita.

A nivel Europeo la Comisión, dentro de la iniciativa de Mercado único para los productos verdes ha publicado una guía para el cálculo de huellas ambientales de productos (Product Environmental Footprint, PEF) y organizaciones (Organization Environmental Footprint, OEF). Sobre la base de dicha guía se están desarrollando una serie de proyectos piloto, desde 2013 y con una duración estimada de 3 años, con el objetivo de evaluar la idoneidad de la metodología propuesta. En Noviembre de 2015 tuvieron lugar las jornadas de la Mid-term conference on the Environmental Footprint pilot phase, celebrada en Bruselas.

La huella ambiental de producto (PEF) de la Comisión Europea emplea una metodología similar a las Declaraciones ambientales de producto (DAP), citando la misma norma de referencia, UNE-EN ISO 14025, así como las normas internacionales de ACV. La huella ambiental busca homogeneizar y unificar las diferentes metodologías existentes al respecto en los países miembros de la UE.

¿Qué se analiza en el cálculo de la huella ambiental?

El cálculo de la huella ambiental supone el análisis de dieciséis impactos ambientales. Cada uno de estos impactos ha de ser calculado según la metodología internacional que la Comisión Europea ha considerado más adecuada en cada caso:


  • Acidificación
  • Agotamiento de la capa de ozono
  • Agotamiento de recursos (agua)
  • Agotamiento de recursos (minerales, fósiles)
  • Cambio climático
  • Ecotoxicidad para ecosistemas de agua dulce
  • Efectos a la salud humana (cancerígenos)
  • Efectos a la salud humana (no cancerígenos)
  • Partículas/sustancias inorgánicas con efectos respiratorios
  • Eutrofización terrestre
  • Eutrofización agua dulce
  • Eutrofización marina
  • Formación de ozono fotoquímico
  • Radiación ionizante (efectos sobre la salud humana)
  • Radiación ionizante (ecosistema)
  • Transformación del terreno



Huella Ecológica en Venezuela

En la actualidad, los venezolanos no tienen suficiente consciencia del impacto ambiental que sus prácticas cotidianas generan sobre el planeta, y en especial sobre la tierra, agua y aire, de los que se sirven para su desarrollo económico y social. Hasta el momento no se cuenta con una herramienta sencilla que permita analizar en detalle el estilo de vida de los venezolanos desde la perspectiva ambiental y establezca su sostenibilidad en el tiempo o si ese estilo de vida supone el desmedro de los recursos vitales para las generaciones por venir.

La explotación petrolera y minera constituye el principal recurso económico del país y, naturalmente, su vía para desarrollarse como sociedad, pero también ha producido un notable impacto negativo sobre el ambiente. Las grandes ciudades, que albergan 85% de la población nacional, carecen de sistemas de transporte con eficiencia y alcance tal que permitan a los ciudadanos una disminución de su impacto individual sobre el planeta. Por el contrario, el transporte público de Venezuela en su conjunto es vector de emisiones de carbono. Al mismo tiempo, ninguno de los actores industriales comerciales y sociales en el país mide su Huella Ecológica.

De continuar esta situación, los recursos naturales de Venezuela podrían consumirse sin que los nacionales, como individuos y sociedad, se percaten de su acción sobre el ambiente y la evalúen con precisión cuantitativa. La falta de información sobre esta grave realidad podría explicar la escasa inclinación de los venezolanos para hacer cambios sencillos en su cotidianidad orientados a favorecer la sustentabilidad de ésta.

En otros países hay herramientas para medir el impacto de la vida cotidiana sobre el territorio o sobre el ambiente en general. Estas herramientas son, generalmente, softwares que contienen una serie de algoritmos para favorecer ese cálculo. Se puede utilizar como ejemplo de dichas herramientas las que se encuentran en páginas web de organizaciones como Global Footprint Network , My Footprint, WWF Reino Unido y Fundación Vida Sostenible. En tales herramientas se calcula la HE de los usuarios que las visitan, midiendo el impacto de su estilo de vida sobre el ambiente, y toman en cuenta factores como laalimentación, productos consumidos, vivienda, movilidad, energía, entre otros, para luego dar como resultado la HE, que es mostrada en forma de planetas (número de planetas que se necesitarías si todos tuviésemos un estilo de vida de alto impacto sobre el ambiente), en hectáreas de tierra u otras formas de medición.

En Venezuela no existe un instrumento de ese tipo, delimitado a la realidad económica, social, política y ambiental del país, que arroje un diagnóstico certero del impacto ambiental de la actividad de los venezolanos sobre su ambiente. El mismo ha sido una necesidad de la comunidad conservacionista del país por más de una década.


Situación Ambiental en Venezuela

La organización no gubernamental VITALIS, en su informe acerca de la situación ambiental de Venezuela para el año 2010, enumera los principales problemas ambientales del país, extraídos de la consulta a 131 expertos en el tema. Entre los principales problemas se encuentran los siguientes:

Larga sequía e inundaciones que afectaron todo el país.

Inapropiado manejo de los residuos y desechos sólidos (principalmente domésticos).


Inapropiado manejo de las aguas servidas y residuales.


Derroche de agua y energía como prácticas habituales de la ciudadanía.


Proliferación de sistemas de generación de energía eléctrica altamente contaminantes.


Contaminación de las playas marinas y lacustres.


Mal manejo de los residuos hospitalarios, tóxicos y peligrosos.

Amenaza a la integridad de algunas reservas naturales.

Persistencia de la minería ilegal en el sur del país.

Eutrofización de diversos embalses.

Comercio ilegal de animales y plantas silvestres.

Inapropiado manejo de agroquímicos, pesticidas y fertilizantes.

Uso indiscriminado de sirenas y cornetas.

Mal manejo de especies domésticas.

Posible ausencia de las Evaluaciones de Impacto Ambiental (EIAs).

Deforestación para fines agrícolas y urbanísticos.

Degradación de algunas cuencas por contaminación.

Destrucción de tierras agrícolas.

Pérdida de áreas de manglar



¿Como podemos reducir nuestra Huella Ecológica?

Algunas de las medidas que podemos adoptar para reducir nuestra huella son las siguientes: Reducir, reutilizar y reciclar nuestras basuras, en este orden de prioridad. Consumir alimentos de producción local. Consumir menos carne. Evitar los productos con demasiado embalaje (sobretodo plásticos). Utilizar papel reciclado. Apostar por las energías renovables. Utilizar bombillas y electrodomésticos de bajo consumo. Usar transporte público. Ahorrar agua.

A nivel institucional se pueden tomar las siguientes medidas: Presionar a los políticos para reducir la emisión de CO2 utilizando energías renovables. Eliminación de los subsidios de ayuda a la producción (dumping). Establecer unas relaciones comerciales más justas. Reconocimiento de la deuda ecológica y restitución a los países del Sur. Participación en campañas de sensibilización.



Conclusiones

Aunque la huella ecológica aspira a ser sobre todo un indicador cuantitativo y preciso, sus principales frutos los ha dado como marco conceptual que permite comparar sociedades completamente dispares y evaluar su impacto sobre el medio ambiente planetario.

En una vida básicamente agraria bien organizada y sin monocultivos extensivos, se estima que entre 1 y 2 ha son aproximadamente el terreno necesario para atender a las necesidades de una familia de forma autosuficiente.

Por otra parte, se ha llegado a la conclusión de que serían necesarios otros dos planetas como éste para que los 6.000 millones de seres humanos actuales pudieran vivir todos de la manera en que, por ejemplo, vive un ciudadano francés medio, es decir, en una sociedad industrial basada en la disponibilidad de combustibles fósiles.

Estas primeras conclusiones hacen necesario distinguir dos elementos fundamentales: i) en el mundo industrial actual los impactos se producen a nivel planetario y ii)la huella ecológica poco tiene que ver con el espacio físico ocupado por un grupo humano. De esta manera la huella ecológica de la mayoría de los países desarrollados supera ampliamente su propia superficie, ya que extraen recursos y vierten residuos en lugares muy alejados de su territorio.


El valor didáctico del concepto de huella ecológica reside en que hace evidentes dos realidades ligadas que quedan fuera del alcance de la intuición. Primero, que el modo de vida característico de los países más ricos del planeta no puede extenderse al conjunto de sus habitantes. Segundo, que una economía planetaria sostenible exige de esa misma minoría acomodada una reducción de sus consumos; y también de su nivel de vida, en la medida en que no pueda compensarse con un aumento equivalente en la eficiencia de los procesos productivos.





FUENTES





¿Sabías Qué?

Los seres humanos poseemos una curiosidad innata, y está comprobado que, si dejamos de estimularla, el aburrimiento adormecerá nuestra inteligencia.

Para saciar esa curiosidad, creamos contenidos de Educación Ambiental de la más alta calidad, y sólo pedimos que nos ayuden a difundirlos por favor:

Relacionado

problemas ambientales 5521244643563102958

Publicar un comentario

Redes Sociales

item