Erosión

Erosión



Erosión
Contenido

Introducción

¿Que es la Erosión?

Conformación

¿Cuales son los tipos de erosión?

¿Cuales Factores determinan las causas de la erosión?

Efectos negativos de la erosión

Erosión no es igual a desertificación

Implicaciones ambientales de la erosión y desertificación

Posibles soluciones a la erosión

Conclusiones

Fuentes

Compartirlo

Comentarios


Entre los importantes cambios, alteraciones y amenazas que están afectando a los geoecosistemas de las regiones mediterráneas áridas, semiáridas y subhúmedas secas en los umbrales del tercer milenio, la erosión del suelo y la desertificación constituyen los problemas ambientales de mayor extensión espacial e incidencia ambiental y económica. El Cambio Global, puede exacerbar estos problemas (Ingram et.al.,1996; Williams et.al.,1996). La erosión y desertificación son el paradigma del estado ambiental de extensas regiones de la Europa mediterránea, del Sureste Ibérico y, en particular, de la provincia de Almería. Así lo reconocen diversos programas y proyectos españoles.







¿Que es la Erosión?


La erosión es el desgaste o denudación de suelos y rocas que producen distintos procesos en la superficie de la Tierra. La erosión implica movimiento, transporte del material, en contraste con la alteración y disgregación de las rocas, fenómeno conocido como meteorización y es uno de los principales factores del ciclo geográfico. Entre los agentes erosivos están la circulación de agua o hielo, el viento, o los cambios térmicos. La erosión produce el relieve de los valles, gargantas, cañones, cavernas y mesas, y puede ser incrementada por actividades humanas.

Del latín erosĭo, la erosión es el desgaste que se produce en la superficie de un cuerpo por la acción de agentes externos (como el viento o el agua) o por la fricción continua de otros cuerpos.


Conformación

Fragmentos de rocas: formados por abrasión mecánica debida a la acción del viento, aguas y glaciares o producto de la meteorización mecánica (termoclastia, gelifracción, etc.)

Suelos: en especial aquellos que han sido despojados de su cubierta vegetal por tala o incendio.

Elementos que participan

Pasivo: el suelo.

Activo: el agua, el viento, o su participación alterna.

El agua es un erosivo muy enérgico actúa sobre el suelo desprotegido de la vegetación (arrastrándolo hacia arroyos y ríos). El suelo, desprovisto de la capa superficial, pierde la materia orgánica (humus) y entra en un proceso de deterioro que puede originar hasta un desierto.

El viento, otro de los agentes de la erosión: El suelo desprovisto de la cortina protectora que forman los árboles, es víctima de la acción del viento que pule, talla y arrastra las partículas de suelo y de roca.

Como un regulador de las relaciones entre ambos elementos: la vegetación.

Las plantas superiores, que tienen raíces, ejercen una labor intensa de excavación mecánica del suelo, en busca del agua que necesitan para su subsistencia. Algunas de estas raíces son capaces de atravesar sustratos de rocas blandas o, incluso, romper otras más duras. Pero, aunque menos visible, el trabajo de otros vegetales y organismos, como los líquenes, es quizás todavía más importante, hasta el punto que se les considera los verdaderos indicadores o pioneros de la formación de los suelos. En efecto, los líquenes actúan sobre las rocas desnudas, empiezan su descomposición y permiten que otros organismos mayores continúen la tarea.


¿Cuales son los tipos de erosión?

Erosión hídrica

Plataforma erosiva causada en Southerndown, Gales del Sur, por erosión de los acantilados por el oleaje.

Erosión marina

Por ejemplo, la formación de un acantilado o una rasa mareal.

Erosión fluvial

Llevada a cabo por aguas superficiales en los continentes.

Erosión glaciar

Producida por el movimiento de masas de hielo.

Erosión por cambios de fase.

Fractura de la roca producidas por congelación del agua en grietas, debido a su aumento de volumen.

Erosión eólica

Erosión eólica, producida por el esfuerzo de cizalla del flujo del viento o por la abrasión de partículas de aire que éste transporta.

El viento actúa sobre el relieve de acuerdo a las características climáticas del sitio:

En las zonas desérticas modela la superficie al perfilar las dunas o formar los desiertos de piedras, llamados erg, al arrastrar el material fino y dejar el grueso.

En las zonas húmedas y áridas se produce el transporte de materiales finos tal como el loess, originando relieves planos, ligeramente ondulados.

Donde el tipo de rocas los permite, tal como sucede con las tobas, formadas por cenizas volcánicas compactadas, el viento modela la forma de las mismas originando ventanas, figuras, etc.

Erosión gravitacional

Erosión por gravedad, (zona con polvo), en la Hoya de Guadix, España.
Esta erosión se produce por el efecto directo de la gravedad.


El makhtesh Ramon, en Israel, donde se aprecia erosión por colapso gravitatorio de sus márgenes.
Transporte en pendientes de ladera. Transporte por gravedad de bloques o granos desgajados en laderas de montaña.


¿Cuales Factores determinan las causas de la erosión?

Relieve

Uno de los principales factores que determina la velocidad de los procesos de erosión es el relieve. 
Los procesos fluviales o gravitatorios actúan generalmente en presencia de una cierta pendiente topográfica.

Superficie erosionada

Efecto de la combinación de erosión eólica e hídrica en the Wave, Arizona, (Estados Unidos).
El material erosionado puede consistir en:

Roca madre (basamento o sustrato): roca no alterada, en la forma en que se formó por procesos geológicos. Puede tratarse de cualquier tipo de roca (ígneas, metamórficas o sedimentarias).

Fragmentos de rocas producto de la meteorización mecánica (termoclastia, gelifracción, etc.) o formados por abrasión mecánica de la roca madre debida a la acción del viento, aguas o glaciares.
Suelos, en especial aquellos que han sido despojados de su cubierta vegetal por tala, sobrepastoreo o incendio.

La rapidez de los procesos erosivos es función de la erodabilidad de la roca. La erodabilidad a su vez está definida, en el caso de las rocas sedimentarias, por la consolidación de los clastos.

Los agentes son más eficaces dependiendo del tipo de suelo, de la cubierta vegetal (hierbas, árboles, rocas, etc.), la cantidad de agua que circule, el viento o las variaciones térmicas.

Causas antrópicas, el factor humano

Actividades humanas como la agricultura eliminan la capa protectora de vegetación, produciendo una erosión más acelerada. En los cambios de vegetación (como el paso de vegetación nativa a los cultivos) producen un aumento de la erosión produciendo que el suelo pierda sus nutrientes y sea infértil. También depende el tipo de vegetación que se encuentre en el lugar, por ejemplo, una zona sin cobertura vegetal está más expuesta a la erosión.

Además, las hojas juegan un papel importante en la erosión, por ejemplo, un arbusto grande con hojas abundantes protege más el suelo de la caída de las gotas. Las gotas al caer sobre una hoja pierden velocidad y se dispersan en forma de gotas más pequeñas, por el contrario, al caer directamente al suelo, las gotas erosionan el suelo por su acción mecánica. La vegetación controla también la velocidad de la corriente de agua, cuanto más juntos estén los tallos de las plantas la velocidad de la corriente del agua será menor.


Efectos negativos de la erosión

Desertificación

Cárcavas: formas de erosión en las Bardenas Reales (Navarra, España).

Por desertificación, aridización o desertización se entiende el proceso por el que un territorio que no posee las condiciones climáticas de los desiertos, principalmente una zona árida, semiárida o subhúmeda seca, termina adquiriendo las características de estos. Esto sucede como resultado de la destrucción de su cubierta vegetal, de la erosión del suelo y de la falta de agua.

Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente (PNUMA), el 35 % de la superficie de los continentes puede considerarse como áreas desérticas.

Dentro de estos territorios sobreviven millones de personas en condiciones de persistente sequía y escasez de alimentos. La expansión de estos desiertos se debe a causas humanas. Cuando el proceso es sin intervención humana, es decir, por causas naturales, se trata de la desertización.

Aproximadamente el 40 % de los campos agrícolas del mundo están seriamente degradados. Según la ONU, un área de suelo fértil del tamaño de Ucrania se pierde cada año debido a la sequía, la deforestación y el cambio climático. En África, si se continúa con la degradación del suelo que lleva actualmente, el continente podría ser capaz de alimentar a solo el 20 % de su población en 2019.


Erosión no es igual a desertificación

Erosión y desertificación constituyen unos de los problemas ambientales de mayor extensión espacial e incidencia ecológica, económica y social de las regiones mediterráneas ibéricas de clima árido y semiárido, son fenómenos que competen de modo sustantivo a los geosistemas terrestres, degradándolos. La Erosión consiste en una pérdida de suelo, por arranque, transporte y posterior deposición del material que lo constituye, por la acción del agua y el viento.

Desertificación es un conjunto de procesos o manifestación de fenómenos implicados en el empobrecimiento y degradación de los geoecosistemas terrestres por impacto humano. La UNCED (1992) y el CCD (1994) la han definido como un proceso complejo que reduce la productividad y el valor de los recursos naturales, en el contexto específico de condiciones climáticas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, como resultado de variaciones climáticas y actuaciones humanas adversas.


Implicaciones ambientales de la erosión y desertificación


En síntesis, las implicaciones ambientales visibles y más relevantes de la erosión hídrica y de la desertificación se expresan en:

Perturbación en la regulación del ciclo hidrológico;

Degradación de la cubierta vegetal, el bosque es sustituído por formaciones secundarias de arbustos y matorral, cada vez más abiertas, que pueden dejar de existir. Modificaciones aerodinámicas con el paso de una superficie cubierta, donde la vegetación introduce cierta rugosidad, a un suelo desnudo que será vulnerable a la erosión;

Reducción excesiva de la biomasa y perdida de biodiversidad;

Invasión de especies vegetales específicas de suelos degradados. Expansión del xerofitismo;

Aceleración de las erosiones hídrica y eólica;

Deterioro, incluso pérdida, de la estabilidad estructural del suelo y tendencia a la formación de compactaciones y costras. Disminución de la porosidad, de la capacidad de infiltración y del contenido en humedad, a la vez que se incrementa los valores de las escorrentías superficiales y de su potencial erosivo;

Transferencias de suelo y nutrientes de las partes altas de las laderas a las bajas;

Acumulación de sedimentos y nutrientes al pie de las laderas, vaguadas, lechos fluviales y embalses;
Aumento de la pedregosidad. Afloramiento en superficie del material parental;

Presencia de una gama de colores, de diversos tonos, correspondientes a estratos más profundos del suelo y regolito que afloran por decapitación de los horizontes superiores;

Pérdida de la base de sustentación de las raíces de las plantas;

Incisiones de diversa magnitud en el terreno: surcos, regatos, cárcavas, barrancos y ramblas;
Presencia de columnas, pedestales y montículos de erosión;

Hundimientos y socavones por remoción y evacuación de material por conductos debajo de la masa de suelo y regolito (sufusión o piping);
Topografía abarrancada: badlands;

Salinización y alcalinización en los horizontes superficiales del suelo, notoriamente en los regadíos que usan aguas de mala calidad química;

Aumento de la salinidad en los humedales y cursos de agua;

Acidificación (pH, exceso de Al, Cu, Co, Fe, Mn. Zn);

Degradación de los recursos hídricos e incremento de la variabilidad en el régimen de los cursos de agua;

Reducción del agua disponible debido al deterioro de los flujos hídricos y a la sobreexplotación de las aguas subterráneas;

Desaparición de fuentes y manantiales y de los humedales y fauna a ellos asociados;
Incremento del riesgo de avenidas e inundaciones;

Puede producir alteraciones climáticas por incremento del albedo y del contenido en polvo en la atmósfera;

Cambios en el microclima del suelo por modificaciones en la absorción de energía solar, flujos de calor sensible, temperatura, evaporación,etc.;

Incremento de la aridificación;

Reducción de la superficie de tierra fértil;

Finalmente, la erosión y la desertificación, como consecuencia de lo anterior, registran importantes implicaciones socioeconómicas, probablemente, las más graves y preocupantes: desequilibrios en los rendimientos y producción de los agrosistemas, disminución o pérdida de ingresos económicos, ruptura del equilibrio tradicional entre las actividades pastorales y agrícolas, abandono de tierras y cultivos, deterioro del patrimonio paisajístico, emigración, etc.


Posibles soluciones a la erosión

En primera instancia, es importante tomar precauciones para que el suelo no sea conducido por los humanos hacia la erosión, y esto puede ser traducido a una agricultura sostenible. Pero el proceso más viable para controlar la erosión consiste en aumentar la capa de vegetación del suelo que provee protección contra el viento y el agua. Otros remedios eficaces son:


La construcción de terrazas.

Los rompevientos, que consisten en la siembra de hileras de árboles alrededor de los campos agrícolas para proteger a éstos del embate del viento. Como “valor agregado”, los rompevientos se convierten en hábitats de especies animales.

La instalación de gaviones. Son estructuras metálicas o hechas de piedra que evitan que el suelo sea transportado físicamente.

Para evitar la erosión del suelo hay que darle un uso adecuado y procurar no realizar actuaciones que lo deterioren. Siempre es mejor que esté cubierto de vegetación. Los cultivos agrícolas deben ser adecuados al terreno yel resto repoblarlo con especies autóctonas.

Existen algunos métodos para prevenir y recuperar el suelo.

Reforestación
Revegetación
Cortafuegos
Pastizales estables
Cultivos siguiendo las curvas de nivel
Muros de contección



Conclusiones

Una de las principales consecuencias de la erosión en el suelo es que provoca la pérdida de los suelos fértiles y estos suelos llegan a degradarse hasta convertirse en un desiertos. Por eso es muy importante tomar medidas de prevención y de recuperación de los suelos erosionados.

La erosión es un problema serio y puede llegar a bajar de 30 a 120 cm de costa cada año. Los efectos tiene costos para medio ambiente, para los ecosistemas, la erosión se traduce en la pérdida de hábitat como los humedales costeros que se deterioran.

Las plantas y vida silvestre que dependen de estos ecosistemas se ven negativamente afectados, económicamente, la pérdida de estos ecosistemas deja las zonas costeras más vulnerables a los daños de las tormentas y las mareas de tempestad.

Una de las principales causas de la erosión se debe al desarrollo urbano, el reemplazo de hábitat a menudo resulta en un aumento en la cantidad de superficies impermeables, tales como carreteras, estacionamientos y aceras.

Normalmente, la vegetación frenaría el flujo de agua superficial pero no es posible dado el aumento de superficies impermeables de la corriente. El agua puede viajar más rápido y en mayor cantidad.

La erosión remueve la capa superficial del suelo, a menudo elimina las semillas que existe dentro de los suelos. Además puede introducir las toxinas de las aplicaciones de pesticidas y fertilizantes en las vías fluviales produciendo asi la contaminación del suelo.

La erosión también conlleva la posibilidad de la introducción de otros contaminantes en los recursos hídricos.

Los metales pesados y las toxinas permanecen latentes en los suelos de los humedales como parte de los sedimentos. La erosión altera estas capas y las emisiones de estos contaminantes en las aguas superficiales.

Los efectos se mide sobre la base de la toxicidad de los productos químicos y los compuestos que entran en el agua.

Los sedimentos tienen otros efectos negativos sobre los recursos acuáticos, su exeso repercute negativamente en los arroyos y lagos impidiendo la infiltración. Estos organismos acuáticos dependen del agua clara para alimentarse. Los impactos puede afectar a toda la vida acuática en el ecosistema mediante la eliminación de los compuestos a nivel inferior de la cadena alimentaria.

Cuando la erosión es continúa, también incluye riesgo de inundaciones. Sin hábitat adecuado y con el aumento de superficies impermeables, más áreas se vuelven vulnerables al riesgo de inundación.

La mejor solución para evitar problemas de erosión del suelo es con el mantenimiento y restauración del hábitat. Por ejemplo, la plantación de franjas de protección en las orillas de arroyos, defensas en gaviones, geotubos construídos con geosintéticos, mallas antierosivas, esteras de protección.

La restauración de humedales protege los ecosistemas más vulnerables a la erosión del suelo, tales como las llanuras de inundación, absorben el exceso de agua y desaceleran el flujo sobre la superficie terrestre evitando asi la erosión eolica.




Fuentes:








¿Sabías Qué?

Los seres humanos poseemos una curiosidad innata, y está comprobado que, si dejamos de estimularla, el aburrimiento adormecerá nuestra inteligencia.

Para saciar esa curiosidad, creamos contenidos de Educación Ambiental de la más alta calidad, y sólo pedimos que nos ayuden a difundirlos por favor:

También te puede interesar

6121345418158032346

También te puede interesar

Publicar un comentario

Síguenos

Lo más destacado

item